Medidas de seguridad

Las piscinas y los spas son una excelente fuente de diversión para toda la familia. Es importante asegurarse de que todos sigan estas sencillas medidas para mantenerse más seguros en y cerca del agua.

1. Nunca deje un niño sin supervisión en o cerca del agua.

Vigile siempre a los niños cuando estén en o cerca del agua, y nunca los deje sin supervisión. Designe a un Vigilante del agua, un adulto que se encargue de supervisar a los niños que están en el agua. Esa debe ser su única tarea; la persona encargada no debe leer, enviar y recibir textos o jugar juegos en su teléfono.

Cuando haya un salvavidas presente, los padres y cuidadores deben siempre asumir la responsabilidad de vigilar a los niños cuando estén en o cerca del agua. Cuando un salvavidas se ausenta, es posible que los otros salvavidas no puedan ver toda la piscina; y si están sentados en sillas bajas, las personas dentro de la piscina podrían bloquear su vista.

Tenga siempre un teléfono a la mano para casos de emergencia; y, si un niño se encuentra extraviado, lo primero por hacer es revisar la piscina.

2. Enseñe a los niños a nadar.

Nadar no es solo una actividad divertida, sino que también es una habilidad que salva vidas. Inscriba a los niños a clases de natación; hay muchas opciones gratuitas o de bajo costo en su centro local de la YMCA, USA Swimming o el Departamento de Parques y Recreación.

3. Enseñe a los niños a mantenerse lejos de los desagües.

No se debe jugar o nadar cerca de los desagües o las tomas de succión, especialmente en spas y piscinas llanas, y nunca se debe entrar en una piscina o spa cuyo desagüe no tenga tapa o que tenga la tapa floja o rota. El cabello, extremidades, accesorios o el traje de baño del niño podría quedar atrapado en la toma de succión o el desagüe. Cuando use un spa, localice el interruptor de emergencia de la succión antes de entrar al agua.

4. Asegúrese de que toda piscina o spa —en su propio hogar y en cualquier piscina pública— tenga desagües con tapas aprobadas.

Virginia Graeme Baker, de quien recibe el nombre la Ley de Seguridad en Piscinas y Spas Virginia Graeme Baker, murió ahogada al quedar atrapada por la succión de un desagüe que tenía una tapa defectuosa. Todas las piscinas y spas de uso público deben tener desagües con rejillas o tapas que cumplan con las normas de seguridad para evitar incidentes como el que acabó con la vida de Graeme. La fuerte succión de una piscina o spa es capaz de atrapar hasta una persona adulta.

5. Instale barreras, tapas y alarmas adecuadas en y alrededor de su piscina y spa.

Las cercas, barreras, alarmas y tapas son dispositivos que pueden salvar vidas. La piscina o el spa debe rodearse completamente con una cerca de al menos cuatro pies (1.20 m) de altura en la cual no se puedan trepar los niños. Acceso al agua solo debe ser a través de una puerta de autocierre y con pestillo automático. Enseñe a los niños a nunca treparse en la puerta o cerca. Instale una alarma en la puerta que comunica la casa con la piscina y mantenga en buen estado las cubiertas de la piscina y el spa.

6. Aprenda cómo administrar resucitación cardiopulmonar a niños y adultos.

A menudo, la gente presente es la primera en ayudar a una víctima de ahogamiento, así que el aprender resucitación cardiopulmonar (RCP) puede salvar una vida. Una vez obtenida la certificación de RCP, asegúrese de mantenerla vigente. Muchos hospitales, centros comunitarios o la Cruz Roja Americana ofrecen clases de RCP.

7. ¡Comprométase!

Antes de ir a la piscina o el spa con su familia, recuerde hacer La promesa de Piscina Segura Diversión Asegurada. Este llamado de acción en línea tiene la finalidad de recordar la importancia de mantenerse más seguro cerca del agua.

La Ley de Seguridad en Piscinas y Spas Virginia Graeme Baker, Ley P&SS

Panadero de Virginia graeme

La Ley de Seguridad en Piscinas y Spas Virginia Graeme Baker (Ley P&SS) (Virginia Graeme Baker Pool and Spa Safety Act,  P&SS Act, por su nombre y sus siglas en inglés), que dio inicio a la campaña Piscina Segura Diversión Asegurada, recibe su nombre de Virginia Graeme Baker, una niña de siete años de edad que se ahogó tras haber quedado atrapada bajo el agua por la fuerte succión del desagüe de un spa.

A pesar de pertenecer el equipo de natación y clavados de su comunidad, Graeme quedó atrapada en el desagüe de una bañera de hidromasaje y no pudo liberarse. Los esfuerzos de la madre de Graeme para liberarla del desagüe fracasaron. Dos hombres que eventualmente liberaron a Graeme del spa tiraron tan fuerte que la tapa del desagüe se rompió por la fuerza. Graeme murió ahogada, pero la causa real de su muerte fue atrapamiento por succión debido a una tapa de desagüe defectuosa.

Tras su trágica muerte, su madre, Nancy Baker, trabajó incansablemente en pro de la seguridad de las piscinas y spas. La señora Baker, su familia y la organización Safe Kids Worldwide cabildearon activamente en el Congreso para lograr el apoyo a una ley que exigiese tapas de desagües antiatrapamiento y otros dispositivos de seguridad, según fuesen necesarios. La ley, cuya propuesta fue presentada por la representante Debbie Wasserman Schultz de Florida, fue promulgada por el Presidente en diciembre de 2007.

Es en memoria de Graeme que alentamos a todas las familias a seguir las sencillas medidas de seguridad de Piscina Segura Diversión Asegurada – ya que nunca se sabe qué medida salvará una vida.

Conozca las estadísticas más recientes

VEA LA SIGUIENTE INFOGRAFÍA

Lea la historia completa >
Español